Reconocimiento

Hay momentos en la vida donde uno ha desarrollado algunas capacidades o habilidades, que si bien todos las tenemos, no son tantos los que buscan pulir y sacarle brillo a esas aptitudes. En ese momento uno tiene grandes satisfacciones y como contracara podrá tener grandes tristezas.

Llegado un punto, nuestros Maestros, ya no nos enseñan de una forma tradicional y directa. Nos han preparado para enseñar a otros. Acudimos a ellos por consejo. Nuestro respeto y amor halla su fundamento en la formación recibida. Y si bien nunca dejamos de aprender, en esta nueva etapa, aprender y enseñar van juntos como una unidad inescindible.

Pero allí está nuestro Ego, otra vez dando vueltas. El Ego es ése que llega a la fiesta, aunque nunca es invitado y te arruina el festejo, siempre. Pero, a pesar de ello, nos enseña más de lo que creemos.

fb_img_1488070556382

Como los niños que comienzan a patinar o a hacer alguna destreza, necesitamos mostrarle al mundo nuestros hallazgos y descubrimientos internos a nuestros Maestros. Poco importa que se trate de Maestros formales, maestros de la vida, abuelos, padres. Aquellos que han colaborado con nuestra formación, en general, si son buenos maestros, no nos atan a su opinión sobre nuestro camino de vida. Pero la forma que tienen estos vínculos de demostrarnos que no necesitamos el reconocimiento de nadie, puede ser dolorosa.

Esperamos mostrar nuestros logros a nuestros Maestros, no para medirlos sino para compartirlos. Pero existe algo más. En esa exposición de creencias o hallazgos también se encuentra implicada una necesidad de reconocimiento por parte de aquellos que nos enseñaron. Esperamos de ellos mayor comprensión y reconocimiento porque en algún punto nos sentimos un producto tallado por sus enseñanzas. Pero también esperamos ese reconocimiento porque aún nos sentimos inseguros.

Ningún Maestro está ahí para que le rindas pleitesía, como tampoco está en tu camino para alentarte ni otorgarte el reconocimiento que buscas.

Ese reconocimiento debe ser dado de ti hacia ti mismo, y cuando lo buscas en otros pueden pasar varias cosas. Entre otras puede pasar que ese reconocimiento directamente no se produzca. Entonces te quedarás esperando que tu Maestro te de una palmada en la espalda y te diga qué bien lo has hecho. Te quedarás esperando algo que jamás sucederá. También puede pasar que intentes innovar en la enseñanza y tu Maestro te diga que él no haría tal cosa. Por un momento creerás que es incorrecta tal innovación. Pero si tu discernimiento está bien ejercitado y fortalecido, te animarás a ser la primera innovadora de tu linaje. Otros Maestros te transmitirán miedos. Son humanos. Igual que tú. Y también están aprendiendo a salirse de los miedos. Desde ese lugar, te sentirás atacado por ellos. Como si estuvieras haciendo cosas incorrectas o dañinas. Ellos creerán que te hablan desde el amor y la experiencia y seguramente sea así. Algunas veces se te dificultará entenderlos desde una vibración tan llena de miedo. Porque no se trata de palabras sino de vibración. A veces, serás tú quien no podrás comprender al otro, por tus propias interferencias con relación al mensaje que intentan transmitirte. Y otras veces serán las interferencias de los mismos Maestros las que te dificultarán aceptar el mensaje.

Por eso es que muchas veces los seres amados nos dicen cosas que no podemos recibir intelectual ni emocionalmente. Y luego viene un desconocido a decirnos lo mismo, pero como la vibración es completamente distinta es posible escuchar y entender aquello.

También sucede que cuando uno solicita cierta información – a nivel consciente o inconsciente – es más receptivo a la respuesta. En cambio cuando el otro viene a darte una opinión o consejo sin que se le solicite resulta muy difícil aceptarla, así sin más e incluso poder entenderla en términos de utilidad.

La complejización siempre es humana. La simpleza es divina. Pero es complicado ver esa simpleza desde una mente complejizada. Y además cada uno hace su propio camino. Aprende de sus propias experiencias. Últimamente he entendido que no es posible opinar o aconsejar a nadie cuando no te lo ha solicitado. No es fácil. La mente complejizada busca respuestas a casi todo, todo el tiempo. Incluso cuando las preguntas son ajenas, y peor aún: retóricas.

La tarea difícil no es sublimar y trascender la necesidad de reconocimiento. Sino poder trascender las interferencias que se traducen en vibración sean del otro o propias, sea la vibración del mensaje que es emitido o la vibración del receptor al recepcionarlo.

Y poder ver con ojos amorosos aquella circunstancia.

Aunque rodeado de miedos, propios o ajenos el mensaje puede estar siendo enviado con profundo amor.
Y puede tener además una gran enseñanza.
Quedará en nosotros poder percibirla. Y para ello quizá no requeriremos de la mente complejizada.
Sólo haremos uso del corazón y el profundo amor que estamos aprendiendo a manifestar.

Así como el niño que anda en bicicleta solo por primera vez. En algún momento dejará de gritar a sus padres que lo vean y lo aplaudan. En ese momento comenzará a sentir cómo puede andar en bicicleta por sus propios medios y sin miedos. Se reconocerá a sí mismo libre y poderoso mientras el sol y el viento acarician su rostro. Y comenzará a observar el camino que se abre a su paso con ojos amorosos. Pero también podrá ver con ternura aquel camino que está dejando atrás.

Y sus guías, una vez más, estarán de fiesta.

Texto: Reconocimiento
Autora: María Celeste Urdiros
Fecha: 21/06/2016

Anuncios

2 comentarios en “Reconocimiento

  1. Pingback: Sanación Ancestral y Kármica – Inka Tuaria

  2. Pingback: APRENDE KARUNA [ENVÍO 4] – Inka Tuaria

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s